¿Cómo cagar en el monte?

Disfrutar la naturaleza y cuidarla.  ¿Cómo actuar ante un apretón?

 

Esta es la entrada de Blog que he querido hacer, desde que comenzamos en la página.  Sé que parece maleducado, pero tiene mucha más importancia de la que parece.  Y no sólo por los olores, sino por el impacto ecológico y riesgos humanos:

        Los excrementos pueden contaminar lagos y arroyos, así como, por infiltración, manantiales de agua de la montaña.  Virus, bacterias, protozoos y otros parásitos pueden llegar a contaminar el agua de consumo humano.

        Contaminación del papel.  Puede llegar a tardar hasta un año en descomponerse completamente.

        Riesgos por incorrecta higiene tras hacer aguas mayores y menores

 

Evidentemente, la naturaleza ha sido el baño público de humanos y animales durante milenios, y en densidades bajas y condiciones ambientales propicias, puede ser beneficioso para el terreno.  Pero como excursionistas o senderistas, somos seres ajenos al equilibrio ecológico, y por eso debemos tratar de reducir nuestro impacto todo lo posible.

Por eso es importante tener en cuenta algunos sencillos consejos:

        En excursiones cortas, lo ideal es haber solucionado el problema en casa.  La mejor manera de evitar el impacto de un residuo en la naturaleza, es no generándolo.

        Evita lugares cercanos a los caminos o a lagos, arroyos o ríos.  Se aconseja una distancia mínima de 50-60 metros.

        A ser posible, cava un pequeño hoyo donde después puedas enterrarlo.  Lo ideal es suelo con tierra suelta y soleada.

        Si usas papel higiénico, no lo tires.  Llévatelo en una bolsa estanca hasta que encuentres una papelera o contenedor de basura, ya en casa.  Otra opción es quemar el papel.  En ese caso, asegúrate de quemar completamente el papel, y de que el fuego esté totalmente apagado antes de que te vayas.  Ya no sería el primer incendio causado por esta imprudencia.

        Las toallitas húmedas, compresas, tampones, etc…  debemos meterlos en una bolsa y tirarlos a un contenedor, ya en casa.

        Debemos lavarnos las manos después, para evitar el riesgo de infecciones por nuestras propias manos.

 

Prometo ser menos escatológico en próximos blogs, pero si salís a la naturaleza de cuando en cuando y véis como están algunos rincones junto a los caminos, me entenderéis perfectamente…

 

Si te ha gustado esta historia, puedes sucribirte a nuestros boletines.  En ellos hablamos de más aspectos interesantes, además de nuestras últimas novedades.  Además, tenemos descuentos especiales para quien se sucriba.  ¡Pulsa AQUÍ y díselo al osito!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *