La escarcha. Peligros de la nieve

Belleza y peligros en la nieve. La escarcha

Seguro que conoces de sobra la escarcha, y más ahora en pleno invierno.  ¿Pero sabes qué peligros tiene en la nieve?

La escarcha se forma por la noche, por la bajada de temperatura y la condensación de agua en la superficie (en este caso, sobre la nieve).  Ese agua puede proceder del aire o de las capas inferiores de la nieve, más cálidas que la superficie.

La escarcha no es, por tanto, un tipo de nieve, pero se suele estudiar en nivología, pues influye en el comportamiento del manto de nieve.

 

 

Normalmente, la escarcha desaparece durante el día, con el calor diurno.  Pero si no lo hace, y el proceso se repite durante varios días, puede formarse una capa independiente en el manto de nieve, que se llama costra, tremendamente dura y resbaladiza.

Si posteriormente nieva encima, nos encontramos con una situación muy peligrosa en terrenos inclinados.  Puede parecer que la nieve es ideal para darse un paseo, pero en una pendiente la nieve blanda podría ceder ante nuestro peso y producirse un alud. 

No es muy habitual encontrar heladas que cristalicen tanto en el Cantábrico.  Aunque las heladas no son raras, los vientos, las temperaturas diurnas y la ausencia de muchos días anticiclónicos hace que sea raro observar heladas como las de las fotos.

Son imágenes realmente chulas, pero recordad que la nieve puede ser muy bella y peligrosa al mismo tiempo.  Por eso es tan importante, con nieve, ir sólo a zonas llanas, o en compañía de profesionales.

 

Si te ha gustado esta historia, puedes sucribirte a nuestros boletines.  En ellos hablamos de más aspectos interesantes, además de nuestras últimas novedades.  Además, tenemos descuentos especiales para quien se sucriba.  ¡Pulsa AQUÍ y díselo al osito!

Compárteme con tus contactos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.